Bajo el sol abrasador

Era el 1 de enero de 2007 y yo estaba haciendo mi año de servicio premilitar. Habíamos vuelto al servicio después de la pausa de las vacaciones navideñas y estábamos preparándonos para realizar unas pruebas de tiro. Las temperaturas máximas estaban en torno a los 38 grados Celsius.

El sábado siguiente todo estaba preparado para empezar las prácticas de tiro. Salimos de los barracones alrededor de las cinco de la mañana y a las siete todo estaba listo. Cuando le tocaba tirar a mi sección recuerdo haber disparado desde las dos primeras posiciones de tiro (tendido con apoyo y de rodillas). Para la tercera posición (tendido y sin apoyo) nos dieron la orden de apresurarnos, así que agarré el rifle y, a pesar del calor sofocante debido al sol, disparé. Solo cuando me levanté de la posición de tiro me di cuenta de que tenía ampollas en las manos debido a lo caliente que estaba el rifle.

Vivo en el municipio de Villa Montes en la provincia de Gran Chaco, Tarija (Bolivia). Es la ciudad con las temperaturas más altas del país, por lo que tiene el récord nacional. En una ocasión se llegó a alcanzar una temperatura máxima de 52 grados Celsius, pero no se registró. El calor dura de octubre a febrero.

He escrito para compartir mi experiencia y para que se sepa que las temperaturas están alcanzando niveles sin precedentes y las máximas ahora duran más tiempo, a fin de que la gente reflexione sobre ello. El cambio climático es una evidencia en todo el mundo.