comparte tus experiencias

Mi pasión son las nubes

Tengo 15 años y soy estudiante de secundaria en el colegio Burnside, en Christchurch (Nueva Zelandia). Me apasiona la meteorología, en especial las nubes, y he creado un sitio web dedicado a ellas. También he creado mi propio cuadro de clasificación de las nubes con la información que encontré en el sitio web de la Organización Meteorológica Mundial.

lee la experiencia

Estudiantes preocupados

En primer lugar, queremos dar las gracias a toda la Organización por promover la concienciación sobre el medio ambiente y por tomar medidas contra la disminución de la calidad de vida en el mundo. Creemos que el mundo necesita más organizaciones como la Organización Meteorológica Mundial, que nos hagan tomar conciencia de nuestro entorno, aunque es obvio que las condiciones del medio ambiente están empeorando y es necesario tomar medidas.

 

lee la experiencia

¿En verdad el clima esta loco?

Estaba yo una mañana de mucho calor caminando por la ciudad con mis amigos, teníamos planeado ir a comprar unos helados, cuando empezó a correr una fuerte ráfaga de viento frío, el cielo se oscureció y empezó a llover torrencialmente junto con un viento helado que nos hizo correr a mi casa que era la más cercana.

lee la experiencia

Bajo el sol abrasador

Era el 1 de enero de 2007 y yo estaba haciendo mi año de servicio premilitar. Habíamos vuelto al servicio después de la pausa de las vacaciones navideñas y estábamos preparándonos para realizar unas pruebas de tiro. Las temperaturas máximas estaban en torno a los 38 grados Celsius.

lee la experiencia

Esperanza de una ciudad casi desértica

Aunque algunas personas de mi país maldicen la lluvia yo les digo: "Dad gracias, ver cómo los árboles, colinas y lagos que antes reflejaban la falta de lluvia, son ahora verdes, tienen mucha agua y están llenos de vida". Por eso yo digo: Lluvia, esperanza de una ciudad casi desértica.

lee la experiencia

¿Dónde están las flores?

Vivo en una capital de provincia, pero vengo de un pueblo de montaña, a las afueras de la ciudad, al que vuelvo todos los años para visitar a mis abuelos. Lo mejor del viaje es que puedo apreciar la increíblemente bella flor roja llamada Rhododendron simsii Planch. Hace mucho tiempo que esa zona es famosa por la planta. Siento mucho orgullo por ello, por eso el mes pasado convencí a mi mejor amigo, Max, de que me acompañara al pueblo. 

lee la experiencia

La escasez de agua en Katmandú

Hace unos días volvió a pelearse con un vecino por agua: ¡uno de ellos se había colado en la fila! Miraba las caras tristes y los ojos hinchados de su esposa y sus hijos (que no habían podido terminar sus deberes por el alboroto) y se sentía frustrado. No era la primera vez,  pero ya no podía soportarlo.

lee la experiencia

La lluvia puede salvarnos

Vivo en una región con muchos ríos. Es genial estar rodeado de tanta agua. Después de visitar la región árida de mi país me di cuenta de que, para la gente de esa zona, cada gota de agua es un tesoro.

lee la experiencia

Lluvia sobre la superficie del mar

Las personas venían de estampida del paseo marítimo: algunas lentamente y otras con más prisa (al fin y al cabo las tempestades no son muy seguras). Mi familia estaba en casa y cuando comenzó a llover el sonido era alto, ruidoso y atronador. Un amigo de la familia y yo nos miramos y dije: “Bañémonos en la lluvia y vamos al mar porque estará tibio”.

lee la experiencia

¡El agua es vida!

–¡Llueve! ¡Se acercan las lluvias!  Me estaba asegurando de que nuestra horda de cabras estuviese a salvo cuando escuché a mi hermano menor que llamaba desde la colina que da sobre nuestro pueblo. Mi padre lo había mandado ahí hacía semanas, cuando esperábamos que llegasen rápidamente las lluvias. Me llamo Ali y vivo en el Sudán. En mi país solo llueve poco cada año, de modo que para nosotros la lluvia es muy importante. Vivimos en un país muy seco, ¡pero eso no significa que podamos vivir sin agua!

lee la experiencia

Pages